Preservando al Comandante y su legado

Escrito por Ricardo Alatorre

La noticia que Hugo Chávez murió el pasado 5 de marzo en Caracas se propagó instantáneamente alrededor del mundo, desatando un circo de medios que no ha mermado. Su sucesor interino,  Nicolás Maduro, hoy alega que el malestar físico que causó la muerte de Chávez fue el resultado de acciones ilícitas, ataques encubiertos llevados a cabo por el gobierno de Washington y sus aliados.  Pongámoslo en manera más tersa: el presidente interino de Venezuela mantiene que Chávez fue envenenado.

No es el único que mantiene esta tesis. El presidente de Bolivia, Evo Morales, enfatizó esta semana que estaba ‘casi convencido’ que Chávez fue envenenado: que su muerte había sido un golpe de estado. Sin embargo, ni Morales ni Maduro han esclarecido aquello que les permite llegar a estas conclusiones. Lo único que ha quedado claro es que Chávez ha muerto en un momento muy inoportuno. Chávez acababa de ganar la presidencia de nueva cuenta el año pasado, y aunque su salud se había deteriorado significativamente en los últimos años, la noticia de su muerte llegó como una sorpresa. Su rival en el 2012, Henrique Capriles, hoy considera volver a ser candidato para la presidencia. Esta vez Capriles estará compitiendo contra un sucesor menos carismático: aquel presidente interino, Nicolás Maduro.

Quizás es precisamente para actuar contra este nuevo entorno que el partido (es decir, el gobierno) que Chávez ha dejado atrás ha decidido canonizarlo.  El cuerpo de Chávez será preservado bajo un cristal y será expuesto al pueblo de Venezuela, simulando aquella manera en la que el cuerpo de un predecesor ideológico de Chávez, Vladimir Lenin, fue preservado.  Al enaltecer la imagen y los logros de Chávez, Maduro podrá ganar la presidencia este abril sin tener que contender contra Capriles en materias substantivas. Bastará con evocar la imagen de aquel caudillo que nos trajo la Revolución Bolivariana para derrumbar a Capriles en las encuestas y a la hora de votar. Sin embargo, no todo es seguro, y cabe la posibilidad que aquella estructura que construyó Chavez se desmorone con su ausencia; le tocará a Capriles y al pueblo venezolano demostrar si Venezuela amaba al Comandante o si amaba su legado.

En Columbia, a miles de kilómetros de los hechos, un grupo de estudiantes buscará tener una discusión constructiva sobre estos desarrollos. Esta discusión tiene como título El Comandante: Una Discusión Sobre Hugo Chavez, y se llevará a cabo el 12 de marzo a las 8:00pm, en el salón demarcado East Ramp Lounge dentro de Lerner Hall. ¡El equipo de Nuestras Voces los invita a participar!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s