Recordando a Martí – ¿Qué diría en el siglo XXI?

José Martí

José Martí

Escrito por Ylena Zamora-Yargas

José Martí, poeta y escritor, revolucionario del pensamiento cubano, luchador por la independencia y soberanía de Latinoamérica, nació el 28 de enero de 1853. Recién pasado su cumpleaños, porque sigue cumpliendo años, vive en la memoria y conciencia de nuestro continente, recordado como un gran defensor del amor y la justicia. Promotor de la paz, jardinero de rosas blancas hasta con sus enemigos, Martí era contra todo pragmatismo un idealista que no creía en razas.

En “Nuestra América”, Martí propone un nacionalismo basado en la unión latinoamericana. Partidario de la expresión que en la unión está la fuerza, en estos tiempos de globalización Martí lucharía por una América unida quizás al estilo de la Unión Europea, aunque con más posibilidades de éxito debido a la similitud de costumbres y sobre todo la ventaja de compartir un mismo idioma, algo que supera las condiciones culturales y sociales del Viejo Mundo. Nuestra homogeneidad más que un hecho es un arma, diría Martí. ¿Por qué no crear unos Estados Unidos de Latinoamérica, con cada país actuando como un estado que mantuviese su propia identidad y gobierno pero a su vez rindiendo cuentas a un gobierno centralizado? Por supuesto, una unión así tendría que poner de acuerdo a todos sus integrantes constituyendo un sistema federal y un centro de poder con una capital seleccionada por el voto positivo de todos. En todo caso, este clamor por una unión panamericana no es nuevo y ha tenido entre sus voceros a destacados líderes como Simón Bolívar. Sin embargo, habría que preguntarse seriamente si una unión y alianza de este tipo,  con una moneda común, podría representar una solución para la inestabilidad financiera de nuestros países.

A pesar de que nuestros países han alcanzado su independencia, no han sido igual de prósperos en el campo económico. ¿Por qué? Entre sus graves problemas está el difícil acceso a una educación adecuada. Martí entendió claramente esta necesidad de cultivar el intelecto de los pueblos para que una nación avance, armarlos con la historia para trazar un mejor futuro. “Ser cultos para ser libres”, un legado que perdura en el tiempo. Martí decía además que “el hombre sincero tiene derecho al error.” Los proyectos emprendidos con honestidad, aunque puedan estar equivocados, nacen del derecho del ser humano y de las naciones de experimentar con la conclusión del futuro, “la posibilidad”, buscando la posibilidad del triunfo.

Es muy probable que en nuestro siglo Martí, muy dado a todo riesgo en busca de una causa mayor, aún estuviese luchando por una América Nuestra, una América unida y a favor de la eliminación física de las fronteras y por ende de la libre circulación de personas y mercancías. Solo uniéndonos podemos competir con los grandes polos económicos del mundo. Somos lo suficientemente grandes y con suficientes recursos naturales como para jugar un papel global dominante. Solo falta la verdadera unión y un excepcional liderazgo para hacer realidad el ideario Martiano. Martí no era solo pensamiento, era también acción. ¡Dejemos el pasivismo y actuemos ya!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s