Peña Nieto asume la presidencia Mexicana rodeado de manifestaciones

Enrique Peña Nieto, el nuevo presidente de México y miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), asumió la presidencia el sábado pasado asediado por protestas dentro del congreso y manifestaciones en Plaza San Lázaro. Felipe Calderón, el mandatario saliente del Partido de Acción Nacional (PAN), le otorgó a Peña Nieto la banda presidencial en el Congreso mexicano, frente a diputados y senadores, divididos entre legisladores izquierdistas protestando el cambio de poder y los defensores del PRI.

El PRI mantuvo poder por 71 años continuos hasta el 2000, cuando Vicente Fox, candidato del PAN, ganó las elecciones. Durante esos 71 años, el PRI mantuvo una sistema político famoso por su nivel de corrupción, sus elecciones impugnables, y su política populista. Peña Nieto prometió, en su discurso, renovar al PRI y comenzar una era de paz y crecimiento económico.

Al entrar a la Cámara de Diputados, Peña Nieto se encontró rodeado por miembros de la oposición, los cuales le aventaron dinero falso, gritando “asesino”, mientras que otros aplaudían su llegada. Adentro, donde el Congreso bicameral estaba reunido, se encontraba una pancarta larga, ornamentada con cruces, con la frase “imposición consumada, México en luto” escrita.

Durante la ceremonia hubieron varios gritos y abucheos en contra de casi todos los partidos representados por los varios diputados que hablaron antes de la llegada de Peña Nieto. Entre ellos, el Diputado Arturo Escobar y Vega, del Partido Verde, afiliado con el PRI, prometió que la presidencia de Peña Nieto promoverá interés por el medio ambiente y reformará el sistema de energía mexicana. El Senador Luis Miguel Geronimo Barbosa Huerta, del Partido de la Revolución Democrática (PRD, perteneciente a la izquierda), habló sobre la legitimidad del nuevo presidente, anunciando que las elecciones, al igual que las del 2006, eran ilegítimas, afirmando que el presidente legítimo es Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial del PRD que perdió contra Peña Nieto en julio.

Chile, Costa Rica, Ecuador y Perú, fueron algunos de los testigos extranjeros de la ceremonia.

Mientras tanto, en las afueras del precinto legislativo, varias protestas violentas comenzaron, en las cuales protestantes lanzaron bombas molotov, y la policía, en turno, gas lacrimógeno. El movimiento #YoSoy132, el cual surgió durante la campaña electoral, conocido como un movimiento pacifista, fue acusado al principio, pero ellos rápidamente anunciaron que su protesta estaba organizada en el Zócalo, no en la Plaza San Lázaro. Hombres encapuchados autodenominados como ‘el Bloque Negro,’ formaron parte de la violencia. Grupos de este tipo existen en varios países con el motivo de fomentar caos dentro de manifestaciones grandes. Su actividad fue rastreada a Facebook, donde se encontraban instrucciones para hacer bombas molotov e instrucciones de como tirar las cercas rodeando el congreso. El grupo conocido como La Coordinadora Estudiantil Anarquista también publicó instrucciones similares en su blog. Otro de los grupos bajo sospecha es la Cruz Negra Anarquista, movimiento nacido en Chiapas, México en el 2006. Estos grupos no están afiliados a ningún partido, y parecen estar actuando independientemente.

Tres días antes de asumir la presidencia, Peña Nieto casi logró aprobar el Pacto por México, un documento que comprometería a los tres partidos, PRD, PRI, y PAN, a una agenda común de reformas. El Pacto no se consolidó en el último momento, cuando partidos de la izquierda se opusieron a su ratificación. Con 68 reformas propuestas, el Pacto por México fue diseñado para fortalecer las decisiones del congreso, el cual, dado a diferencias ideológicas, no ha logrado tomar grandes iniciativas desde el 2000. El acuerdo intentaba de solidificar ciertas reformas, como permitir inversión privada en Petróleos Mexicanos (Pemex), reformas educativas, combatir monopolios, crear mas canales de televisión y anular elecciones cuando los gastos de la campaña excedan el límite dictado por la ley. El tres de diciembre, después de que López Obrador renunció como líder del PRD para unirse con un movimiento izquierdista independiente, el Pacto por México finalmente fue firmado en el Palacio de Chapultepec, menos de veinticuatro horas después de la embestidura de Peña Nieto. El compromiso de los tres partidos demuestra asentimiento nacional, el cual podría unificar las decisiones del congreso y poner las promesas de Peña Nieto en marcha.

 

El presidente Felipe Calderón Hinojosa entregó el mando de la fuerza pública al presidente electo Enrique Peña Nieto.

Fuentes de información:

Prados, Luis. “México Firma Su Versión De Los Pactos De La Moncloa.”  El Pais. N.p., 3 Dec. 2012. Web. 3 Dec. 2012.

Prados, Luis. “Peña Nieto Promete Transformar México.” El Pais. N.p., 1 Dec. 2012. Web. 3 Dec. 2012.

Santaeulalia, Ines. “Grupos Anarquistas, La Mano Que Creó El Caos En La Ciudad De México.” El Pais. N.p., 2 Dec. 2012. Web. 3 Dec. 2012.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s