Los Nuevos Hispanos de Florida

Escrito por Raúl Mondragón Fierro

Romney pensaba que tenía Florida en el bolsillo. El candidato republicano a las elecciones del 2012 nunca tubo duda que en estas elecciones, los residentes del estado de Florida apoyarían al bando republicano. Encuestas de Gallup señalaban que Romney tenía asegurado el voto cubano-estadounidense y con eso pensaba obtener una victoria dentro del círculo de votantes hispanos—siendo la minoría más importante del estado, el voto hispano decidiría quien se quedaba con el estado. La tragedia llegó cuando números records de hispanos fueron a las urnas como Romney quiso, pero para votar por Obama. Las encuestas de salida en los precintos mas poblados del estado mostraron el cambio inesperado; la mayoría de hispanos que atendieron a votar no eran los cubanos pro-republicanos sino una nueva ola de residentes puertorriqueños.

Florida ha sido históricamente un estado indeciso cuando llegan las elecciones presidenciales, con  apoyo a ambos partidos a la par que dominan según tendencias  sociales que han cambiado durante las décadas desde los años sesenta. Los hispanos han normalmente apoyado a los republicanos ya que muchos de estos son exiliados cubanos quienes temen al izquierdismo demócrata. Pero desde las elecciones de 2008, la población hispana ha estado cambiando. Nuevos inmigrantes cubanos y la nueva generación de jóvenes cubano-estadunidenses contrasta con la vanguardia cubano-estadounidense en su pequeño apoyo por candidatos republicanos. Al mismo tiempo, hispanos de otras nacionalidades se han asentado en comunidades que solían ser  predominantemente cubanas, y estos nuevos residentes apoyan al partido demócrata.

Obama y su equipo de campaña se aseguraron de atraer el apoyo de estos nuevos hispanos, quienes le ayudaron a ganar el estado en las elecciones de 2008, para las elecciones del 2012; según encuestas de salida, 60% de los hispanos votaron por Obama comparado con el 57% que hizo lo mismo en 2008. Entre los grupos hispanos, Obama obtuvo el voto de 82% de los peruanos, 76% de los ecuatorianos, 76% de los venezolanos, 80% de los venezolanos, 92% de los brasileños, y 75% de los argentinos. Obama también obtuvo el suporte de 74% de los centroamericanos, 64% de los mexicanos, y 81% de los dominicanos. Finalmente, de los dos grupos hispanos mas numerosos del estado de Florida,  los puertorriqueños le dieron 83% de su apoyo mientras que los cubanos le dieron 53%– trece puntos porcentuales más que en el 2008. Aunque solamente fue una mínima mayoría de cubanos quienes votaron por el partido demócrata, las elecciones de 2012 marcaron un cambio record de afiliación política entre la población de cubano-estadounidenses.

Además de la nueva ola de inmigración y las nuevas generaciones de hispanos votantes, expertos señalan el alejamiento sociopolítico sufrido por inmigrantes en el estado a cause de legislaciones republicanas y la participación publica de grupos ultraderechistas y libertarios como aquel movimiento conocido como ‘the Tea Party’. Muchos hispanos mencionaron que se oponían a las nuevas iniciativas legislativas sobre immigración las cuales les recuerda a las medidas extremas que estados como Arizona ahora usan para frenar la inmigración ilegal. Otros que antes apoyaban al partido republicano perdieron fe en ver como leyes que, entre otras cosas, aumentaron el tamaño de la boleta electoral a diez paginas, disminuyeron la antigua ventana de tiempo para votar temprano y fuera del estado, y establecieron restricciónes para votar como la presentación de una identificación oficial (la cual causó que muchos hispanos no pudieron obtener por su estatus indocumentado). El problema que expertos señalan para los republicanos en Florida se envuelve alrededor de la idea de que la plataforma y los candidatos republicanos simplemente ya no tienen nada en común con los intereses de la mayoría de hispanos viviendo en Florida hoy en día; el partido republicano se ha tardado en entender las dinámicas de un grupo de votantes hispanos que ya no es predominantemente formado por exiliados cubanos. Mitt Romney cometió el error de asumir que los cubano-estadounidenses le ganarían el voto hispano.

El partido republicano entonces tiene que diversificarse más en su aproximación a una población floreciente de hispanos no solamente en Florida pero en otros estados como Colorado, Tejas, y Arizona, donde gobiernos y legislaciones republicanas pasadas han cambiado la perspectiva que muchos hispanos antes tenían del partido republicano. Aunque el cambio sea duro al principio, ya que los republicanos podrían perder el apoyo de la mayoría de la ciudadanía estadounidense, es necesario entender que la minoría hispana es un grupo que en el futuro cercano tendrá el mismo, sino hasta más, poder político del que tienen los ciudadanos blancos como mayoría demográfica.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s