En Columbia University protestan recortes de salud y de pensión

Tomada por Yan Cong, Staff Photographer, Columbia Daily Spectator

Tomada por Yan Cong, Staff Photographer, Columbia Daily Spectator

Escrito por Casey Tolan para el Columbia Daily Spectator; Traducido por Juliana Agudelo

El miércoles siete de marzo los empleados de Columbia se congregaron en Broadway para protestar los recortes en beneficios de salud y pensiones.

Las negociaciones sobre la renovación del contrato de United Auto Workers Local 2110 están en proceso. United Auto Workers Local 2110 es un sindicato que representa a empleados de la universidad en toda la ciudad. Según miembros del sindicato, la universidad ha propuesto recortes en beneficios de atención médica y pensiones.

Alrededor de 600 o 700 afiliados y simpatizantes manifestaron su desacuerdo en las puertas de Columbia, Barnard y Teacher’s College. Después marcharon hacia Broadway y a la calle 120, donde leyeron discursos y se manifestaron en contra de la administración de Columbia.

“Yo creo que con esto vamos a enviarles un mensaje fuerte… que estamos consternados por sus propuestas, especialmente dado a la riqueza de esta institución,” dijo la presidenta de UAW Local 2110, Maida Rosenstein, a Spectator. “No tiene sentido”.

“Hemos acordado reunirnos mañana y la semana entrante, y si no hay un acuerdo o un desarrollo sustancial, yo creo que nos va tocar tomar más medidas al respecto” dijo Rosenstein.

“Una huelga sería una opción”, agregó Rosenstein. “No es a donde queremos llegar, pero usted sabe, nuestros miembros están muy interesa- dos en un contrato justo.”

Según el vicepresidente de UAW Local 2110, Booker Washington, empleados de Barnard hicieron una huelga de seis meses en 1995 cuando la admin- istración quería crear un sistema de dos niveles para pagar las pensiones, y tuvieron éxito en detener el plan.“Queremos proteger lo que hemos ganado con los años”, dijo Washington. “He trabajado aquí du- rante 38 años, trabaje durante casi 10 años antes de que la Unión fue reconocida y déjenme decirles, que hace una gran diferencia.”

La universidad por su parte, dijo, “respetamos a nuestros empleados y valoramos las relaciones con todos nuestros sindicatos. Contamos con más sesiones de negociación con 2110 UAW. Esperamos que estas discusiones se traduzcan en un nuevo contrato justo y razonable”.

“Se está poniendo un montón de dinero en… el proyecto de Manhattanville, y ese es dinero que se debería de utilizar para los trabajadores,” Ulysses Grant, quien trabaja en servicios de impresión y lleva 21 años en Columbia, dijo.“Creo que Columbia no estaba esperando esto”, dijo Grant. “Creo que esto realmente va a cambiar al panorama, especialmente si seguimos unidos combatiendo a Columbia”.

“Teacher’s College nos está dando bofetadas,” dijo Michelle Hill, quien trabaja en el depar- tamento de estudios de TC y la enseñanza. “No solamente quieren cortar nuestros beneficios para la salud, un derecho humano básico, sino que también quieren cortar nuestras pensiones. No ganamos un montón de dinero, nos quedamos porque amamos a nuestros trabajos, nos encanta la institución… y nuestras pensiones nos permiten retirarnos con dignidad”.

Los miembros de otros sindicatos de la ciudad también llegaron a la protesta. Vincent Álvarez, Presidente del Consejo de Trabajo Central de Nueva York, representante de 300 sindicatos locales y 1.3 millones de trabajadores, dijo que su organización apoyará a UAW 2110 Local.

“Las instituciones de estudios superiores siempre deberían de estar haciendo lo correcto,” dijo Álvarez. “Ataques hacia la salud, ataques hacia los salarios, ataques hacia las pensiones, no es estar haciendo lo correcto”.

El líder Demócrata del distrito, Marc Landis, quien se ha postulado para un asiento en el consejo superior de la ciudad, marchó junto a los empleados.

“Los trabajadores tienen derecho a un contrato justo. Un contrato justo en una sociedad civilizada incluye atención médica, y los recortes propuestos en la atención de la salud que la universidad ha propuesto no son aceptables en comparación con estándares humanos, dijo Landis, cuyo abuelo, un organizador laboral, en una ocasión fue arrestado por sus actividades sindicales.

“Esperamos que entiendan que lo que intentan de hacer no es lo correcto y que presenten un contrato aceptable.”

Cantos de “¿Qué queremos? ¡Un contrato! ¿Cuándo lo queremos? ¡Ahora!” y “¿No hay con- trato? ¡No hay paz! ¿No hay contrato? ¡No hay paz!” resonó en Broadway durante el rally. Los empleados hicieron ruido con bongos, pitos y panderetas, y también se presentó una banda, la Orquestra Mecánica Grosera, la cual se especializa en mítines, marchas y manifestaciones.Dale Nelson, quien trabaja en los servicios de salud en Columbia, dijo que la Universidad tendrá que escuchar a los trabajadores.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s