Estudiantes sustituyen a los maestros de arte en una escuela infradotada

Por Casey Tolan para el Columbia Daily Spectator, Traducido por Alexandra Lotero

Cantar, bailar y pintar no son actividades en las cuales los estudiantes de jardín de niños del  aula 112 en la escuela pública 125 pueden participar con frecuencia. Recortes presupuestarios han dejado a su escuela sin fondos y sin maestros para la educación artística. Pero un grupo de estudiantes de Columbia han estado trabajando con los administradores de la escuela para reincorporar las artes—sin costo alguno para la escuela.

“Es una hora y media crucial para estos niños”, dijo Rebecca Clark, CC ’13, acerca de las clases semanales que ella y otros voluntarios con Artists Reaching Out imparten en dos escuelas públicas locales.

Desde hace 7 años, voluntarios de ARO han proporcionado clases extraescolares en las artes visuales, la música, el  baile, el teatro y la escritura a estudiantes de primaria, pero este semestre representa una expansión muy importante para el grupo. Ahora, el grupo también da clases a estudiantes desde jardín de niños hasta quinto grado en la escuela pública 125, localizada en la calle 123 entre las Avenidas Amsterdam y Morningside, durante el día escolar.

En el aula 112, Clark, coordinadora de ARO, dió una clase sobre crear “dibujos con nuestros cuerpos”—o sea, la mímica—durante una clase de teatro para estudiantes de jardín de niños.A uno de los estudiantes, al principio recalcitrante, le tocó el turno y posó con los brazos estirados y los dedos índices y meñiques apuntando hacia el frente. Otro estudiante  lo entendió inmediatamente: “¡Spiderman!” dijo. La pregunta de un estudiante —“¿Es esto arte?”—inspiró una inesperada discusión filosófica.
“Es arte este momento”, dijo Clark. “Estamos usando nuestros cuerpos y nuestras voces para hacer arte”. Algunos de los niños no estaban de acuerdo. “El arte son las pinturas”, dijo uno. “Esto no es arte”.“¿Qué piensan ustedes? ¿Qué es el arte?” preguntó Clark. Las respuestas incluyeron “burbujas”, “etiquetas” y “papel”.

Durante la sesión, los estudiantes aprendieron sobre el comportamiento apropiado cómo publico, una canción de llamada y respuesta, y cómo dar un estallido de aplausos.
Clark dijo que estaba satisfecha con su primera clase.“El teatro es difícil para una clase de jardín de niños”, dijo Clark, quien es estudiante de teatro. “Pero es diez veces mejor comparado con lo que tienen los niños actualmente”. ARO también funciona como una forma agradable de liberarse del estrés al final de una semana larga, dijo Clark.

“Cuando llegas a la escuela, es tan bonito, tan diferente”, dijo. “¿Con cuánta frecuencia puede uno relacionarse con niños en la universidad? Estamos entrando al mundo real por una hora y media”. Lo primero en ser recortado. Reducir los fondos para las artes en escuelas primarias es parte de una tendencia nacional.“Es lo primero en ser recortado”, djo Naomi Lifschitz-Grant, profesora en Teachers College.  “En Nueva York, los maestros no fueron despedidos este año, y por eso se recortaron programas de arte”.

La escuela pública 125 comparte un edificio con dos escuelas charter, que reciben fondos públicos pero que tienen administración privada.“Están rodeados por estudiantes en uniformes que tienen programas de arte y más recursos, y eso me afecta”, dijo Emily Handsman, BC ’12, otra coordinadora de ARO.

Cuando el director de la escuela pública 125 Reginald Higgins les pidió a lops miembros de ARO que dieran clases durante el día en lugar de después del día escolar, Handsman dijo que no pudo decir que no.“Es difícil para los maestros incluir el baile, la música y el teatro en sus clases”, dijo Higgins. “Es mucho más fácil cuando uno puedo incluirlo en el horario escolar, y cuando ivoluntarios vienen a ayudarte a aprender formas de trabajar con los estudiantes”.

ARO, un programa de Community Impact, un grupo que alberga varios programas de servicio comunitario, también dirige un programa extraescolar en Future Leaders Institute, una escuela charter en la Calle 122 con Adam Clayton Powell Boulevard, donde han impartido clases por cuatro años.  Los voluntarios empezaron un programa  piloto en la escuela pública 125 el semestre pasado, y Higgins afirmó que el grupo ha sido una buena opción para la escuela.

“Para los estudiantes que a veces pasan apuros con las clases tradicionales, el arte les deja entender el contenido en una forma cómoda”, dijo. “Mejora su perspectiva de lo que una escuela puede ser”. Lifschitz-Grant dijo que la educación artística promueve el razonamiento analítico y la capacidad para resolver problemas.“Les da a los estudiantes una oportunidad para expresarse, explorar diferentes materiales y entenderlos”, dijo ella. “Es divertido, y los niños necesitan disfrutar el aprendizaje y la escuela”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s