Hambre es lo único que tengo

por Ylena Zamora-Vargas

He aprendido a seducir sábanas entregándome sin recelo,
a ser desenfadada para vivir en este mundo desenfadado,
a ser como dicte el momento.

He aprendido también a dar discursos,
a deletrear sentimientos,
a vestirme como flor para atraer la picardía,
a luchar contra un enemigo enamorándolo
y luego enamorarme del motivo,
a ser un poco de todo lo que me alcanza,
eliminando puertas y barreras,
desprendiéndome del carapacho,
dejándome la piel,
para ser menos yo,
para ser más libre.

Ser sin tener nada
es igual que ser sin lo aprendido,
cuando lo aprendido es lo que soy.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s